Las estatuas más raras del mundo

Una de las mayores expresiones del arte, es la escultura. Una pieza artística de éstas encierra todo un mensaje, un simbolismo, un conocimiento y una energía que pueden percibir los seres sensibles a las obras maestras. Distintas culturas a lo largo de las épocas han dejado como herencia impresionantes monumentos, muchos de los cuales han sido destruidos, pero otros se conservan. En esta oportunidad vamos a viajar por el planeta Tierra, para conocer “Las estatuas más raras del mundo”. Veamos:


The Awakening

En Washington, D.C. es un impresionante brazo o garra de gigante, que se observa como saliendo del interior de la tierra, tal cual fuera un revivir de los Nefilim. Su autor fue  Seward Johnson Jr y fue realizada en 1980. Sin embargo, fue hasta 2008 cuando se transportó a la playa en la que se encuentra actualmente en la capital estadounidense.

Planet

En el condado de Derbyshire, en Inglaterra, yace esta gigantesca estatua de un bebé de siete meses, que da la ilusión de que estuviese flotando aún en la placenta. Las sensaciones de estar ahí en vivo y en directo, son indescriptibles.

Hanging Statue

Localizada en Praga, Republica Checa. Una estatua en bronce de un hombre que se cuelga de lo más alto de un edificio, que vista desde abajo produce un impacto visual asombroso. Su autor fue David Cerny y quiso simbolizar la caída del comunismo.


Estatua ecuestre de Gengis Khan

En territorios de Mongolia, a una hora de la capital, Ulan Bator. Se le estima como la “estatua ecuestre más grande del mundo”, con una altura de 50 metros y un peso de 250 toneladas. Se encuentra en medio de la estepa de esta nación y ofrece una experiencia exclusiva a los visitantes. Los habitantes de Mongolia sienten orgullo patrio de que Genghis Khan haya sido uno de los emperadores más poderosos de todo el continente asiático.

Los enigmáticos Moais

En la Isla de Pascua, en Chile. Uno de los misterios más famosos de la humanidad. Estas estatuas de enorme tamaño fueron halladas en una isla alejada de la civilización y nadie se explica cómo fueron movidas las piedras tan colosales con las que están esculpidas. Se cuentan alrededor de 900  piezas, algunas agrupadas, otras dispersas por la isla. No se han podido hallar respuestas concretas a su origen.

La mano del desierto

En el desierto de Atacama, en Chile. Una mano gigante que parece atravesar la tierra para salir a la superficie, como si un gigante yaciera enterrado allí. Todos aquellos viajeros que transitan por la Carretera Panamericana, quedan impactados ante semejante estatua, cuya autoría es del escultor Mario Irarrázabal.

La estatua móvil

Está compuesta por un hombre y una mujer de acero con una altura de 8 metros, localizada en Batumi, una ciudad costera de Georgia, en el Mar Negro. Según la autora, Tamara Kvesitadze, representan a un hombre joven de origen musulmán, a quien bautizó como Alí, junto a una princesa georgiana, a quien llamó Nino, mismos que protagonizaron la novela de Kurban Said, en el año 1937. La historia de ellos es un amor fallido a causa de la separación forzada por las condiciones adversas. Las estatuas se mueven cerca de las 7 de la tarde, dándose un abrazo y luego alejándose entre sí.

Manam

Es una araña gigante, que mide 10 metros de alto, con más de 30 toneladas de peso, realizada por Louise Bourgeois. Su nombre traduce al español “mamá”. Fue hecha con mármol, acero inoxidable y bronce.

Esculturas submarinas en Granada

En total son 65 estatuas sumergidas en la Bahía Molinere, en un perímetro de 800 metros. Exactamente, al frente la costa de Granada. A esta obra de arte se le ha denominado Underwater Sculpture Gallery. Su autor es el artista Jason de Caires Taylor, quien utilizó metal fundido y moldes de personas reales fabricados con escayola. Es un sitio único, lleno de magia, de un ambiente onírico y fantástico.

Los Guerreros Chinos de Terracota

Aparte de ser una obra de arte cual ninguna, también es uno de los misterios más enigmáticos de la humanidad. Fueron encontrados en el año 1974, por unos granjeros chinos que realizaban labores de excavación cerca de la ciudad de Xi’an. Jamás imaginaron que descubrirían a más de 8 mil estatuas de guerreros con sus caballos de terracota, de un tamaño acorde con la realidad. Se hallaban enterradas en la tumba del emperador Qin Shi Huang, quien fallecio en al año 209 antes de Cristo.

Se dice que se trata de personas reales que por algún motivo que desconocemos en la actualidad y con alguna extraña ciencia, se convirtieron en piedra. Pero no se sabe de manera oficial absolutamente nada al respecto.

Imágenes: wikipedia.org (all)

Las estatuas más raras del mundo
Source: español  
November 1, 2020


Next Random post