Categories: BusinessEspañol

El origen de los números de la buena y de la mala suerte

El origen de los números de la buena y de la mala suerteEl origen de los números de la buena y de la mala suerteSource: Flickr

¿Sabías lo que significa la triscadecafobia? Esta palabra de origen griego es la denominación correcta para referirse, básicamente, al miedo irracional al número 13. Posiblemente te hayas preguntado alguna vez de dónde viene el resquemor vinculado a este número, sobre todo cuando va junto a un viernes (lo cual sería la friggatriscaidecafobia, de la diosa vikinga Frigga, que dio su nombre a este día en inglés, Friday) o cuando cae en martes (en cual caso se llamaría espetrezidavomartiofobia).

Si hablamos de los orígenes de la mala fama del 13 podemos remontarnos a Egipto, donde era considerado el último ciclo después de la vida. En la Edad Media también es posible trazar el origen de algunas supersticiones vinculadas a este número que están basadas en eventos impopulares: en la Última Cena hubo 13 personas, de las cuales una, Jesús, fue ejecutada. Por otro lado, también se dice que la palabra Ha-Satán, siendo la primera de las dos un artículo para referirse al ángel caído, aparece trece veces en el texto masotérico (versión hebraica de la Biblia), y los templarios fueron quemados en la hoguera un viernes 13. También el Apolo 13 sufrió un destino trágico.

Source: Wikimedia

Si queremos un dato más reciente, la carta de la muerte en el tarot es, como podrás imaginar, la decimotercera. Otro dato curioso relacionado directamente con España es que ningún documento nacional de identidad lleva ese número, ya que (por superstición) fue anulado desde la introducción del DNI en época de Franco. El 13 le habría correspondido a la Infanta Cristina.

Related Post

Así, el treceavo número se ha ido integrando –y con mala fama– en la cultura popular a lo largo de la historia, razón por la cual es evitado a toda costa, muchas veces incluso se suprimen las treceavas plantas de algunos edificios e incluso filas de aviones a las cuales les correspondería esta numeración. Es curioso que, por cosas de la vida y de las creencias, el número que precede al trece no sufra su mismo destino negativo. De hecho, el 12 siempre ha sido bien considerado por ser un número compuesto muy práctico (de ahí a su uso para marcar el ciclo anual o las horas).

En todo caso, el 13 no es el único número que ha derivado en fobias. De hecho, tradicionalmente, hay otro que tiene la misma (e incluso en ocasiones peor) vinculación negativa: el 6. El miedo a este número tiene un nombre algo difícil de pronunciar, la hexakosioihexekontahexafobia. Su origen se puede trazar a un verso bíblico (Apocalipsis 13:18), en el cual el 666 se utiliza para denominar el Día de la Bestia. Estrechamente conectado a ritos satánicos y de origen oscuro, el seis es uno de los números más asociados a distintas supersticiones. Así, como el 13, el seis se suele evitar en distintas actividades, sobre todo aquellas que involucran números. Cabe recalcar en todo caso que en la cultura asiática el 6, en realidad, es un número de la suerte.

Source: Pexels

De esta manera, la fortuna y la buena suerte también tienen sus números propios y quizás el más popular de ellos sea el siete (al menos en occidente, ya que en la cultura china sería el ocho). Desde Pitágoras, que consideraba que este número era perfecto, hasta la religión cristiana, que cree que existen tanto 7 virtudes como 7 sacramentos, a lo largo de la historia el sucesor del seis ha estado vinculado a cosas positivas. Así, es también el número de días que dura la semana, la cantidad de vidas que tiene un gato, el día de descanso después de la creación… En definitiva, el siete es sin duda alguna uno de los números más sagrados en nuestra cultura. Curiosamente, al contrario que su predecesor, en Asia puede ser considerado un número de mala suerte. Y es que en realidad, tal como sucede con los gustos y los colores (y aunque en el caso de los números sí hayan escrito los autores), al final los números de buena o mala suerte, y las vinculaciones positivas o negativas que les concedamos, terminarán siendo muy personales.

¿Y los tuyos, cuáles son?

It may interest you
Why should you buy an ultrasonic humidifier?
Photo by cottonbro from Pexels If you live in an area that suffers from very dry wint...
Safeguard Your Deposits in the Online Banking Era: FDIC Insured P...
With the advent of digital banking, security has become paramount. Customers must un...
Mobile Forms are a First Step to the Digital Future...
Changes in the paradigm of using mobile applications There are 2 key elements in the...
Updated: Best free web design software: 10 programs to get the jo...
Simple WYSIWYG (What You See Is What You Get) web design programs make creating basic s...
Payday Loans Online in the USA: The Most Popular Way to Get Money...
It has become more and more difficult to save money to get things you want. Most Ame...
Las extraordinarias profecías de la Gran Pirámide nos advirtieron...
Muchos escritores de ciencia ficción como Julio Verne, Lovecraft, entre otros, han s...
Bitcoin Australian online casino - anonymity and no commission...
Today we will tell you about Australian online casinos that accept bitcoin and other cr...
How You Can Utilize Technology to Get You Ahead of the Class...
In today's fast-paced world, where knowledge is only a few clicks away, academic suc...

Last modified on May 28, 2024 5:01 pm

Share

LEGAL NOTICE


This site uses cookies both own and third parties to offer a personalized experience and deliver related advertising to your interests. If you use our website you expressly agree the use of cookies on our part... Read more

ABOUT THE SITE


Phoneia is an entertainment and technology site, a place to discover the most curious things in the world, as well as tips and strategies for business, tops, games and leisure.

COPYRIGHT


All rights reserved. Only the publication of text in small fragments is authorized as long as the source is cited. It is not allowed to use the content for conversion to multimedia files (audio, video, etc.).

© 2024 Phoneia